PAUTAS ADICIONALES PARA INTERACTUAR CON SU HIJO

1. Cree una atmósfera exenta de tensiones. Siempre que sea posible, introduzca los métodos y diálogos en una conversación casual. Aunque una reunión especial o una “conferencia cumbre” puedan ser apropiadas y efectivas, una interacción menos formal acaso produzca menos resistencia. Emplee la discreción.

2 Evite presentar el material de una manera artificial o pomposa. Examine cuidadosamente los diálogos y métodos antes de intentar usarlos. Adáptelos a su propio estilo y adecue el vocabulario de modo que “resulte natural”. Imagínese y escúchese comunicándose eficazmente con su hijo y utilizando el material con comodidad.

3. Evite dar la impresión de que los diálogos y los métodos para la solución de problemas siguen una fórmula predecible. Los niños son perceptivos, aun los más chicos. Si llegan a la conclusión de que usted se ha convertido en una “máquina”, reaccionarán resistiéndose y hasta burlándose de sus esfuerzos. Elija con cuidado el momento propicio para presentar el material. Permita que su hijo modifique los métodos de modo que se adecuen a sus necesidades y su personalidad. Aunque usted desee que su hijo aprenda un sistema práctico para analizar y resolver problemas, seguramente no querrá que él piense que dicho sistema está cincelado en piedra.

4. Sea honesto. Dígale a su hijo que usted desea trabajar en conjunto para desarrollar sus habilidades para resol ver problemas y comunicarse. Haga que su hijo sepa que quizás resulte difícil al principio y que usted desea estar al tanto de sus opiniones y reacciones. Hágale saber también que usted se propone emplear los métodos durante un período de prueba y que habrá un lapso de reevaluación, en el que él participará.

5. Sea paciente. ¡Las actitudes nuevas no suelen aprenderse en un solo día!

6. Apoye a su hijo. Es frecuente que un chico al que se le pide que revise y cambie conductas y actitudes choque con algunos obstáculos y se desvíe del camino. Sobre todo en esos momentos, su hijo necesitará su amor, su apoyo y su fe en que él posee la habilidad para triunfar.

7. Sea creativo. Si su hijo responde a sus esfuerzos para comprometerlo en una conversación, trate de encontrar el modo de interesarlo y vencer su resistencia. Pregúntese por qué su hijo se muestra resistente. ¿Esa conducta es causada por el enojo, la sensibilidad o la inseguridad? ¿Se siente confundido por sus intentos de cambiar el “plan del juego” y es necesario relacionarse con él de otro modo? ¿O simplemente está ansioso por hacer alguna otra cosa en ese momento?

8. “Lea” la situación y vuélvase atrás si la sesión ha llegado demasiado lejos o si su hijo responde de manera negativa. Siempre puede volver a plantear el tema en otra ocasión más oportuna. Mientras tanto, podrá evaluar la situación y planear una estrategia más efectiva para presentar el material.

No hay comentarios:

Publicar un comentario