ALENTAR A SU HIJO PARA QUE EVALUE SUS ACTITUDES

Antes de pedirle a su hijo que complete la siguiente lista de control de actitudes, considere con cuidado el mejor modo de presentársela. (Notará usted que esta lista es semejante a la que completó anteriormente.) Es importante que se le presente de una manera no amenazadora. Podría decirle: “Ya hemos realizado algunas actividades relacionadas con la causa y el efecto. Antes de hacer otras actividades contigo, me gustaría que llenaras la siguiente lista de control. Después, cuando hayamos terminado el libro, voy a pedirte que llenes otra, y compararemos los resultados”.



Esta lista de control puede usarse con chicos de 7 a 17 años. Advertirá que algunas preguntas son obviamente más aplicables a chicos mayores; deberá emplear su discreción y eliminar las preguntas que no le parezcan pertinentes para su hijo. Tal vez los niños menores necesiten algo de ayuda y/o explicación para responder a ciertas preguntas.


Quizás algunos niños preferirán completar el cuestionario sin su ayuda, mientras que otros pedirán su colaboración. Si usted ayuda a su hijo, no le dé las “respuestas”. Permita que él encuentre sus propias respuestas a las preguntas. Si el niño se siente inseguro al contestar a una pregunta en particular, sugiérale que ponga lo primero que se le pase por la cabeza. Si se siente confundido por el significado de alguna palabra (p. ej., la palabra “reveses”), trate de explicársela en términos que él pueda entender.


¡No use las respuestas de su hijo como justificación de una perorata o un sermón acerca de la importancia de una “buena” actitud! El propósito del cuestionario es iniciar la comunicación y crear un contexto para el trabajo en conjunto y las actividades para solucionar problemas que se proponen a continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario