María José

Hablar de ella es como referirse al huracán, al tornado, si alguien en realidad se parece a Andrés es ella, aprendió que la  vida hay que vivirla de la mejor manera posible, y a cada momento lo repite. A la partida de su hermano, como M. Soledad sus estudios dejaron de tener prioridad en su vida, sus notas bajaron alarmantemente, sumado a ello las inasistencias que hicieron peligrar su condición de alumna regular, ya que por noviembre del 98 llegó a tener 14 faltas, pero con la buena voluntad de las autoridades del colegio y también de sus profesores gracia a DIOS pudo terminar el año sin llevarse ninguna materia



Otras de las cosas que fueron importante para ella es el haber ido de gira de estudio a Punta del Este y Bs. As., en esos días al estar con sus compañeras la ayudo mucho. Al llegar las vacaciones de verano una prima de Gladis, María Elena la invito a pasar sus vacaciones en San Pedro de Colalao, creo que mejor terapia que esa no pudo haber, la pasó verdaderamente bien.



En este tiempo que paso nunca le exigimos nada, como ser de ir a la Iglesia o al cementerio, dejamos que ella decidiera por si misma cuando era el momento de hacerlo, algo que también influyo mucho en su bienestar fueron las compañeras de Andrés con sus llamadas por teléfono invitándola a salir a cualquier lugar que ella pudiera sentirse bien. Al escribir estas líneas María José se encuentra en Cancum ( es 9 de julio de 1999 ) en gira de 5to. Año, está bien,  alegre, esa personita que tanto sufrió con tan solo 16 años, está volviendo poco a poco a ser ese huracán que un 22 de mayo de 1998, se aplaco totalmente debido a esa perdida tan terrible como lo es un hermano. Todos estamos contentos con ver que ha entrado en franca mejoría y de ello no dejamos de darle gracias a DIOS.


La Iglesia sirvió como un bálsamo a su dolor, integra grupos de la acción católica, y visita lugares como El Cottolengo , El hospital de Niños, Un geriátrico, en donde me acompaña a dar la comunión, y su recuperación quiera DIOS que llegue pronto.



 Y algo para destacar junto con Sole fundaron el grupo ‘’ RENACER ‘’ hermanos, y las reuniones las realizan en el Colegio Suizo o en mi casa y de verdad les digo que estoy muy orgulloso, porque con actitudes de ese tipo demuestran que la solidaridad, el amor, y el tratar de ayudar al  que sufre también es patrimonio de los más jóvenes. María José y Andrés son como dos gotas de agua, el día es corto para disfrutar de todas las bellezas que nos da , ella como en su momento Andrés, vive intensamente, gozando cada instante de la mejor manera posible, viviendo el HOY, sin importar el mañana y  nosotros estamos felices de que  así sea.



Les he contado un poco de ese antes y después en la vida de Sole y de la Jo para que conocieran como van llevando a cabo su duelo. Que ellas también pese a su sufrimiento poco a poco recuperando esa   alegría que cruelmente un 22 de Mayo desapareció de sus rostros, con sus 17 y 20 años, creen  en un mañana mejor y pese que en algún momento estuvieron peleadas con DIOS, al pasar el tiempo se han dado cuenta que Andresito está en la casa de su verdadero padre, aunque cueste entenderlo.

Extracto del libro "Andres... 3 Años despues" de  Roque Nadra

No hay comentarios:

Publicar un comentario