CARTA EN EL DÍA DEL PADRE

QUERIDO PAPÁ:


Hoy resulta demasiado triste escribir esta carta después de lo duro que nos toco vivir.


Se que el día del padre va a traerte muchos recuerdos y que con ellos vas a sentir mucho dolor, ausencia, y por más crudas que sean estas  palabras y por más que intentes esquivarlas, sabemos que es así.



Quisiera papá en este día hacerte el regalo más bello del mundo pero está fuera de mi alcance.


No se que decirte, Te QUIERO,.....eso ya lo sabes, TE  ADORO,... eso también lo sabes, que todo me duele tanto como a vos, y quisiera poder llenar el lugar que nos dejo Andrés, eso es imposible.


Lo único que te puedo decir es que en nuestra vida se nos quebró algo y que todos tenemos que intentar seguir adelante.


Quiero que sepas Papá, que sos lo más grande que hay, que la vida con vos es más fácil, que DIOS me hizo elegida en hacerme hija  tuya, y que sos el mejor modelo no solo como padre, sino como amigo, compinche y también “ hermano.”


Como quisiera Papá poder volcar en estas líneas tanto amor, tanta admiración que siento por vos, pero es más que imposible.


No te pongas triste Papá , Andrés no se ha ido, está con nosotros, nos cuida, nos protege, y cada mañana nos regala su aliento en cada brisa, sus ojos en cada amanecer y sus suaves cabellos cuando el sol se estremece entre las nubes para darnos su calor.


Cada vez que la lluvia cae y nos moja, nos hace ver que estamos vivos que podemos gritar o callar, que podemos correr o descansar, que podemos amar, pero que no debemos odiar, si Papá, nos enseña que vale vivir y no llorar.


Y cuando la noche llega, y con ella la obscuridad, con las estrellas nos muestra que el siempre nos va a guiar


Sé que la espera es demasiado larga. Pero ya veras que ese dolor va a pasar, su  recuerdo nos traerá   felicidad o   ¿ acaso vos crees que él no lo quiere así? .  

  
Papá hoy es un día muy especial, y a la hora de brindar, de nuevo seremos cinco, porque “ él loco “ va a estar con nosotros, en todos nuestros corazones, y seguramente hará resurgir su vivacidad en algún chiste que alguien haga suyo, o en una picardía que lo recuerde.


Lo cierto Papá es que ahora te necesitamos más que nunca, y te necesitamos fuerte, con muchas ganas de vivir y de pelearle a la vida. Dios decidió compartir con nosotros un poco de su dolor, de su cruz, y nos eligió a nosotros porque nos conoce y sabe que no caeremos, que vamos a seguir adelante todos de la mano, uniendo nuestros corazones y nuestra fe.


Pá, se que su ausencia duele, que hoy quisieramos tenerlo acá, con nosotros, compartiendo una mesa, un chiste, un  partido, pero Él de más arriba decidió, que nosotros ya lo habíamos disfrutado mucho y que quería tenerlo con Él para gozarlo también.


Y hoy, por más dura que sea la realidad, lo cierto es que de alguna forma Andrés decidió irse con su verdadero padre, y estar allá, donde no hay tristeza, no hay dolor, sino que todo es alegría, paz, amor infinito, belleza incomparable, ¿porque estar triste entonces?. .¿por qué llorar?, o acaso no queremos lo mejor para, él y bueno donde mejor podría estar que junto a DIOS, vos y yo sabemos que en ninguna parte.


Desde  el mismo momento en que llegamos a la vida, todo es un milagro y una elección de DIOS.


Al instante de la concepción somos elegidos nosotros entre millones de espermatozoides para comenzar a ser personas, luego con el pasar de los años, entre cientos de miles de ser humanos encontramos a quién será él o la mujer de nuestra vida, y somos dotados por el maravilloso don de ser padres, entre millones de personas que no pueden tener esa suerte.  

                     
Luego de gozar de la incomparable belleza de compartir con los hijos los años que DIOS considera que son los apropiados, Él nos regala el orgullo de elegir a uno de sus hijos para que pueda conocer su rostro y hacer posibles sus designios, entonces, ¿ porque estar triste ? Acaso: ¿ POR HABER SIDO ELEGIDOS ?.


Sabes que, con los que nos ha ocurrido he aprendido a no temerle a la muerte, sino  que por el contrario a vivir la vida y vivir cada  momento como si fuera el último, dejar de lado todas esas cosas que en su momento me parecían un mundo, y que sin embargo hoy carecen de trascendencia


Viejo, no me bajes los brazos, peleale a la vida, esas palabras le dijiste vos a Andrés ante que parta y seguramente él te lo diría a vos en este momento.


DIOS sabe perfectamente cuando nos llegara el momento en que nos premie para verlo al “ loquito “ pero para cuando ese instante llegue debemos habernos preparado y haber llenado nuestro corazón de suficiente amor, Papá, no quiero terminar esta carta sin decirte que me siento orgullosa de llamarte PADRE.
                                              

 Tu hija que te ama :    

                        SOLE                         

Extracto del libro "Andres... 3 Años despues" de  Roque Nadra                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario