Soledades Compartidas | Capitulo 7 (FINAL)


Sinceramente creo, te será muy difícil y 

doloroso permanecer en esta Tierra,

si trasciendes ciertas Leyes que rigen al 

genero humano.





Recuerda que Todo forma parte del Sagrado 

Plan.



Y además Juan, aunque parezca tonta y 

superficial mi pregunta, dime:



¿Qué pensarán de ti los que te rodean si 

comentas nuestro encuentro?




Un incierto y leal temor se adueñó de mi 

pecho ante las amenazantes palabras

que intentaban hacer peligrar nuestra 

relación.




No lo sé Muerte, pero sabes, ¡No me importa 

en absoluto lo que piensen!



¿Acaso no eres real? ¿Porqué motivo debo 

negarte? Muerte, sinceramente te agradezco 

tus sentimientos y tu preocupación por mi,

pero intentaré expresarte lo más claramente 

lo que siento, aunque no sé si

encontraré las palabras adecuadas para ello:





Tú Muerte, en estos momentos existes en mi 

consciencia y has cobrado forma y

vida, porque yo te veo y me relaciono 

contigo a través de una imagen animada

de delgados huesos y brazos de pan.




Pero supongo Muerte sabrás que tú eres un 

"divino" espejismo que existe

solamente para el reino humano, y te digo 

esto Muerte, porque cuando recobro

atisbos de mi Memoria Transcendente y me 

diluyo en el Infinito perdiendo mi

consciencia humana, Tú, al igual que 

cualquier otro ser de esta Tierra

también mueres, y lo más curioso es que ni 

siquiera dejas señal alguna de

haber existido.




Por todo ello Muerte no debes preocuparte 

por mi, más aún te digo, creo que

no tardará mucho en llegar el día en que mis 

hermanos puedan reconocer lo

que hoy intento transmitirte.





El firmamento silencioso y leal testigo de 

nuestras confesiones, desgarraba

su etérea piel al paso de cada uno de los 

hirientes relámpagos que recorrían

su ennegrecido cuerpo. Al cabo de unos 

instantes, un despiadado rayo abrió

una profunda herida en medio de sus 

entrañas, un poderoso estruendo se dejó

oír en sus confines...




La Vida engalanada de silenciosa Eternidad 

asomó su rostro detrás de un

impresionante velo de cristalinas gotas de 

lluvia...




En los contornos de mi Alma y de forma 

misteriosa aparecieron grabadas las

siguientes palabras:



JUAN RECUERDA:


" La Vida es eterna... más allá de la 

consciencia humana..."



Lentamente comencé a recobrar la consciencia 

de mis pisadas, una bendita y

humilde sensación de pequeñez envolvía mi 

ser...




Mi cuerpo ligeramente dolorido recobraba su 

existencia en medio de la noche,

mis labios torpemente balbuceaban el sagrado 

vocablo que todo lo abarca:



Gracias...Vida......gracias.....


Juan Vladimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario