LA SORPRESA

XX 



Por lo demás, es acaso oportuno nada pedir, pero esperarlo todo.


 Si a diario te levantas con el propósito de no reclamar mercedes a la Vida, no habrá jornada sin bella sorpresa, porque la Vida te otorgará siempre algún don.


Tú te dirás: "Hoy aceptaré todos los dolores, todas las fatigas y dificultades del día con ánimo igual".


No pensarás en ningún placer. Verás sólo el surco que debes abrir bajo el chorro de fuego del sol.


Ningún espejismo engañará tu camino.


Estarás de antemano resignado a todos los golpes.


No atisbarás ni atalayarás el horizonte para ver si se acerca alguna dicha.


Y así pasarán los días, monótonos, con pocas satisfacciones y muchos deberes.


Como nada pides y todo lo aceptas, tú estarás ensimismado y distraído en tu labor.


 ...Mas de pronto, la Vida, que te preparaba su sorpresa, te mandará su enviado: el esclavo nubio de las ajorcas de oro llevará sobre sus manos de ébano la bandeja de malaquita, y sobre ella brillará el presente mágico, el presente inesperado, y por inesperado maravilloso...

No hay comentarios:

Publicar un comentario