CHARLA CON EL DR. DIEGO COUREL Parte 6

MAMÁ: ¿Por qué tengo un miedo terrible que a mi hija le pase y sufra lo que yo estoy sufriendo ya que ella es mamá de dos nenes?

Dr. CUREL: Sabe porque le pasa eso? porque se está yendo al futuro. Se acuerda cuando yo empecé que le dije sitúese en este momentito, viva la pequeña gota que va al mar, no podemos anticiparnos tanto, no sabemos lo que vamos a vivir por delante, pero podemos controlar este hermoso minuto que compartimos hoy, este minuto lo podemos controlar y así cada vez. No se vaya tan adelante.



MAMÁ: Soy una mamá nueva que hace un mes que perdí a mi hija y tengo la sensación que me pasa todo eso que vos dijiste junto, no sé cual es mi etapa, si estoy saliendo, si estoy retrocediendo si no voy a salir nunca y siento culpa porque me parece que mis hijos están perdiendo a su madre, como van a elaborar esto, yo no voy a ser nunca la misma mamá. Después de esto, al dolor se me suma la culpa de no estar dándoles todo lo que ellos me piden y me necesitan. Con respecto a los duelos, son muy distintos con mi marido y nos trae problemas, él dice no necesitar ayuda y entonces yo me siento como renga porque si él no viene me parece que yo no voy a salir sola.


Dr. CUREL: Ninguno de todos los temas que yo hablé ahora podrían ser asociado a un duelo patológico o una depresión ni nada, porque es normal: sos una mamá nueva, recién saliendo quizás de la fase de shock  que es una de las primerísimas etapas por eso tienes un gran desorden en tu vida. A mí me parece maravilloso que estás hoy acá, que dijiste lo que has dicho, que sos consciente de lo que sos. Todo esto te esta dando unas bases de salir impresionante. Es verdad que no vas a ser la misma pero no por eso tus hijos han perdido: pueden haber ganado que no vas a ser la misma, no eras perfecta hay mucho por mejorar y esto o te arruina más o te saca para adelante.       
Lo de tu marido es una percepción que la estás viendo a tiempo. Yo en alguna conferencia anterior dije que el 40% de los matrimonios que han perdido hijos, en el mundo, se han separado o divorciados. No es fácil indudablemente, porque hablábamos de que afecta a la identidad, uno nunca más va a ser el mismo. Entonces yo creo que habría que insistir en hacerlo participar a tu marido aunque no venga, no es cierto que él no necesita. Pero en el supuesto que no necesite porque es una de esas personas genéticamente aptas y que puede, que el paraíso no lo viva solo, que lo comparta, que esté con vos, que se detenga un momento en su camino de avance y logro. Yo creo que eso siempre redunda después. Felices los que hoy pueden venir juntos, aún en todas las críticas que se pueden hacer, de opinar distinto, de vivirlo, hay que venir porque se inicia un camino de cambio inevitable. Respecto a que fase estás te diría que  la más humana de las tristezas, me apuro a responderte que hoy tu problema no es médico y que estas en el lugar indicado. Sentir esto es normal.   


PAPÁ: Soy papá de Brenda y Martín que los perdí el mismo día. Yo ando con la foto de mis hijos para todos lados y sigo los números de la quiniela, de los documentos, por el sólo hecho de que si salen, es porque salen ellos. Quiero saber si es normal lo que hago o si lo tengo que hablar con mi psiquiatra.


Dr. CUREL: Si perder un hijo es una experiencia enormemente innombrable, perder dos es más fuerte todavía, también si es repentina y súbita yo hablé que son agravantes. No hay duda que tu caso adquiere ribetes muy personales, muy individuales y que requieren del apoyo de un psiquiatra y hacen al duelo complicado. Nosotros hablamos de duelo complicado cuando un duelo  tiene factores sobre agregados, yo creo que hablé de los factores predisponentes, peri. Tu duelo no es parecido en cuanto a la forma, pero en cuanto a los tiempos de duelo y en lo demás, el grupo te puede servir, no para todo, porque hay aspectos sintomáticos. Te explico, la defensa de los números es un recurso tuyo, nosotros diríamos en psicología es una defensa obsesiva, pero es una defensa, vos hoy la necesitas. Esperemos que esa defensa pueda evolucionar hacia una defensa menos rígida y más sana, pero hoy vos te has agarrado de eso y nadie debe cortar esa soga y lo tienes que hablar con tu psiquiatra.


MAMÁ: Soy mamá de Lucas que partió hace cuatro meses por una enfermedad. Yo sufrí muchísimo por la enfermedad y vi que cuando él falleció, se liberó, ya no estaba más ahí. Entonces yo no siento cuando voy al cementerio que Lucas está, porque Lucas ya no está ahí. Yo sé que está bien, yo acepto que él se fue.  

Dr. CUREL: A veces vos no necesitas saber que está ahí, pero la construcción del duelo familiar a veces lo requiere, si se puede, si no hace mal a la presión, respetando el caso individual, los rituales de los que yo hablé en algún momento. Los rituales que las sociedades han construidos desde miles y miles de años, que el entierro, que el velatorio. Pero algún ritual hay que tener. Y la ida al cementerio ayuda al grupo. Que no sirva eso para negar encubiertamente, puede estar pasando. Te diría esto muy en el extremo y quizás tenga valor de ser asociado, ir no te va a quitar nada, no ir no lo sabemos. Te diría esa frase.

 
Yo me quisiera despedir antes y que ustedes sigan, me parece que el cierre es de ustedes, sigan por favor, no olviden el tema. Pero les quiero decir una sola cosa, para terminar el cuento con que iniciamos. Cuando este hombre rico paró al lado de Jakím y vio que Jakím plantaba para dentro de ochenta años le dijo: “Hombre me has dado una lección, toma esta bolsa de monedas por tu buena acción”. Entonces, Jakím cuando se fue el hombre le dijo al joven que le preguntaba: “Viste, todavía no las he plantado y ya dieron una lección y me gané una bolsa de monedas”. Ese es el final del cuento. Una buena acción siempre tiene una recompensa.
Venir a Renacer es venir a dar de lo poco que uno tiene. Pero yo que estoy de afuera les digo que tienen un montón, hasta los que me hablan desde sus primeras etapas. Son inmensamente humanos, son inmensamente valiosos. Y ya saben más que un médico sobre la pérdida de un hijo. No desvaloricen lo de ustedes, recorran sus etapas, y perdonen la ignorancia de uno. Gracias por haberme invitado y cuenten conmigo. Que Dios los bendiga a todos. Gracias

 Trabajo realizado por Susana, mamá de Cristhian.


No hay comentarios:

Publicar un comentario