El trabajo


Extracto del libro "Andres... 3 Años despues" de  Roque Nadra

Volver a trabajar, reanudar mis tareas comerciales como lo dije anteriormente no fue fácil, ese primer día que vine al restaurante, el camino que  hace de casa al trabajo fue muy duro, porque a medida que avanzaba iba recorriendo todos aquellos lugares que en muchas oportunidades estuve con Andrés, al llegar me esperaron mi madre y mis empleadas, me abrazaron, besaron, y me dieron la bienvenida, después me dirigí al escritorio y comencé a llenarlos de fotos de todos mis hijos, y una hermosa en que estamos los cinco, al  verla diariamente, me impulsa a no caerme a  estar como se dice siempre al pie del cañón.



                        En  los días que siguieron me costo adaptarme, los deseos de estar con mi familia eran muy grande y en toda oportunidad que podía irme lo hacía dejando como siempre que vigilará todo alguien único y excepcional, mi madre, no se que hubiera hecho sin ella tal vez el negocio no hubiera seguido funcionado, porque hasta el día de hoy es  quien me da las fuerzas que a veces fallan.


          Ante hechos de esta naturaleza uno valora mas al ser humano y se cuenta que a veces no está solo, que de alguna manera nos sentimos acompañados en algo tan importante como ser en el andar cotidiano, En los días siguientes a la  partida de Andrés, muchos clientes se acercaron a mí, como muchos hasta el día de hoy dejaron de frecuentar, posiblemente impactos por lo que uno vive, pero con el correr del tiempo y con la ayuda de DIOS TODO VOLVERA A SER NORMAL.


Día  a día le pido a mi ángel guardián que interceda por nosotros ante el Señor. para que estemos bien, y cuando esos bajones que en ciertos momentos llegan de manera improvista, desaparezcan  lo más rápido posible


                     Tengo la suerte de poder ayudar a gente que vienen pidiendo un plato de comida, lo importante  es que no solo se sienten bien ellos, sino también nosotros, sirve para darme cuenta que brindándome un poco por el prójimo esa VOCACIÓN DE SERVICIO, ayuda a vivir mejor.


                    Conozco a papas y mamas que consideran que luego de los que nos pasó están de más en esta vida, que no     pueden aportar nada que signifique ayuda, y  están equivocados.


 El  volver a trabajar fue muy importante para mí porque me permitió poco a poco volver a mi vida de antes, algo que creía muy difícil de lograr, a la vez que me  ayudo en otras cosas y, aunque parezca una contradicción, me sirvió para darme cuenta que el tiempo en el trabajo no es todo, que también existen otras cosas, como ser el día del padre, de la madre, también el domingo para compartir con ellos un almuerzo, una cena, algo que muy pocas veces hice.  



Ese famoso no tengo tiempo, es  mentira, cinco minutos que perdemos de estar con ellos en el río de la vida es mucho tiempo, después puede traer arrepentimiento                                                                                      


Esto que escribo de ninguna manera pretende prejuzgar actitudes le los padres tan solo deseo que sirva de orientación y guía para nuestro diario andar por este mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario