Comenzar de nuevo:

Extracto del libro "Andres... 3 Años despues" de  Roque Nadra


Muchos días pasaron desde ese 22 de Mayo de 1998, hasta que reinicie  mi actividad en el aspecto comercial creo que fueron algo así como 60, durante esos días trataba de entender lo intendible. Buscaba una explicación  raciona a lo que nos había sucedido y por supuesto que no la encontré. 



Hasta el día de hoy no lo entiendo Gladis con una fuerza de voluntad increíble había vuelto a la escuela tan solo le correspondía 10 días por la partida de su hijo eso está establecido por ley, que les parece, diez días para una recuperación que tal vez nunca se produzca, solo con la ayuda del SEÑOR. se puede lograr ese milagro. 



Por lado de María José el golpe calo muy profundo en su persona, los deseo de estudiar, como de ir al colegio no fueron los  adecuados y las notas bajas como las inasistencias fueron una constante durante esos meses, María Soledad, lamentablemente hizo muy personal su duelo y también entró en una etapa de dejadez sus estudios universitarios.     



Así fueron pasando esos primeros meses de nuestras vidas sin la presencia de Andrés, pero algo había que nos mantenía con ganas de pelear y luchar, y ese algo era la fe que nunca desapareció de nosotros, una ayuda única e invalorable la del Padre Miguel  Zelarayan quien al enterarse de nuestro dolor nos llama a toda la familia y nos hablo de una forma tan bella que nos llenó el espíritu de una paz que antes no habíamos sentido, además me dio el privilegio de convertirme en Ministro de la Comunión, algo verdaderamente maravilloso, hasta hoy en día lo sigo haciendo con el mayor amor y devoción que tengo en mí.




El 1 de Agosto de 1998 recibí una llamada que iba a producir en mi vida un cambio radical y que se completaba con lo que venia haciendo en SAN ROQUE, era gente del grupo Renacer, un grupo de ayuda mutua para padres que perdieron hijos, gente con las mismas vivencias de uno y creo que él Supremo hizo también el milagro de haberlos puesto en mi camino.




Lo que también nos alentaba a todos nosotros fueron los amigos de Andrés y sus compañeros, en todo instante estuvieron al lado nuestro en casa, en el trabajo, saliendo con María José en fin sin su ayuda creo que esta pequeña recuperación que tenemos no hubiera sido posible.



Por esa época María Soledad conoció a un chico que hoy en día es su novio, él también con su forma de ser fue como el remanso que necesitaba para su destrozado corazón

                             ORACION

 

Señor, haz de mí,

un instrumento de tu paz,
Donde haya duda,
ponga yo fe,
Donde haya desesperación,
ponga yo esperanza.
Donde haya tinieblas,
ponga yo luz.
Donde haya tristeza, ponga yo alegría
¡Oh maestro
que yo no busque tanto.
 ser consolado como consolar,
ser comprendido como comprender,
ser amado como amar
Porque,
es dando que se recibe
es olvidándose que se encuentra.
es perdonando que se es perdonado
es muriendo que resucita
a al vida eterna.                      


     SAN FRANCISCO DE ASIS         

No hay comentarios:

Publicar un comentario