RECOMENDACIONES A QUIEN ATRAVIESA POR UN PERIODO DE DUELO

La tristeza que nos invade cuando enfrentamos la pérdida de un ser querido, es tal que generalmente optamos por un código de silencio; en lugar de ello, sería preferible intentar canalizar nuestros sentimientos de una forma positiva, lo cual generalmente no es fácil.  He aquí algunas sugerencias que pueden ayudarle en el proceso de recuperación.




Evite el silencio.  No se encierre en su dolor.  Hay muchas personas ansiosas de compartir con usted y apoyarle, pero para eso
requieren que usted exprese sus sentimientos.  Cualquier sentimiento que usted experimente es válido, y por lo tanto, siéntase en libertad de expresarlo.



No se encierre en sí mismo.  El sufrir callado no le beneficiará en nada.  Acuda a sus familiares, amigos y seres queridos; rodeado de apoyo y cariño se sentirá más fuerte.


Permítase algún tiempo solo con usted mismo.  Mucha gente querrá acompañarle y a veces, involuntariamente, podrán abrumarlo con tanta
atención.  Recuerde que hay una diferencia entre sumirse en la soledad y tener un tiempo de privacidad.



Ayude a otros.  Cuando se sienta lo bastante fuerte como para compartir su pena con otros, usted podrá convertirse en un apoyo para personas que atraviesan una situación similar.  Una manera hermosa de hacerlo es organizar o participar en grupos de apoyo.



Busque ayuda especializada.  Es muy probable que usted sienta que solo no puede salir adelante o que su proceso de recuperación no avanza a un ritmo deseable.  Recuerde que hay personas con formación especializada que están dispuestas a ayudarle.  Consejeros, psicólogos, orientadores, sacerdotes, psiquiatras. Organizaciones como la Fundación Piero Rafael Martínez (1) se dedican exclusivamente a apoyar a las personas a superar los procesos de duelo.



No subestime el dolor de los menores.  Los niños y adolescentes generalmente tienen formas distintas para expresar su dolor.  Además, si tiene niños o jóvenes a su alrededor, al verlo sufrir a usted, ellos se permitirán expresar sus sentimientos.  Hable con ellos, dígales que está triste y déjese querer.


La vida continúa.  Siéntase feliz por la oportunidad de seguir viviendo.  Por difícil e injusto que parezca trate de recordar que la muerte es un hecho inevitable que a todos nos afectará.  No sabemos en qué momento nos encontrará, de manera que oblíguese a hacer de cada día, para usted y para los que rodean, una experiencia valiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario