Un camino a recorrer

¨      Pongamos al día y en paz nuestro vínculos con quienes no están.


¨      Esforcémonos por supera el egoísmo que coloca a nuestro dolor como protagonista principal de los hechos.



¨      Vivamos nuestro duelo con dignidad, recordando a nuestros hijos con las personas apropiadas y en los lugares apropiados.


¨      Evitemos el aislamiento, reinsertándonos en la vida familiar y en la sociedad asumiendo nuestros cambios personales.


¨      Analicemos nuestra fe y nuestra creencia en una existencia más allá de la muerte.


¨      Tengamos un proyecto de vida que honre a quienes no están, a los que están y a nosotros mismos.


¨      Atendamos con dedicación y sensibilidad los vínculos afectivos con los vivos.


¨      No dejemos que el dolor nos exima de superarnos y ser mejores personas, el permanente recuerdo del ausente debe ser un estímulo para lograrlo.

¨      La posibilidad de superar un duelo, requiere desde luego de nuestro esfuerzo personal y no podemos delegarlo en ningún tipo de paternalismo.



Sobre el crecimiento personal y el desarrollo del proceso de identidad a partir de las crisis vitales

Todos nosotros a través de nuestras pérdidas hemos padecido una crisis vital. >


Las crisis vitales son las únicas oportunidades que se nos presentan para poder cambiar esquemas y encontrar nuevas formas de vivir. >



Las crisis vitales son aquellas donde todo comienza a ser cuestionado, y son generadas por un gran dolor o una gran frustración. >


Si no hay dolor, frustración o desilusión, no hay aprendizaje; ya que el aprendizaje surge como necesidad de reparar o dar respuestas a esas vivencias dolorosas. >


Las pérdidas importantes son heridas narcisistas que lesionan nuestra omnipotencia. >


Omnipotencia es cree que hemos alcanzado la verdad o logrado la perfección. >


Para volver a aprender es imprescindible renunciar a la omnipotencia y aceptar momentos de desconcierto y de vacío.>

Entrar en crisis, cuestionar y revisar nuestros sentimientos, nuestros hábitos,  poder transitar  la etapa posterior de aprendizaje, aceptar cambios, y encontrar un nuevo sentido a nuestra vida es estar en el camino de completar el proceso de identidad. >


Identidad es no quedar entrampado en mandatos internos, ni sometidos a mitos, prejuicios, tabúes ni reglas fijas que emanen del entorno familiar y social, es disponer de respuestas propias frente a las demandas e interrogantes que nos plantea la vida .



                                                                                        Carlos J. Bianchi

No hay comentarios:

Publicar un comentario