«AQUÍ ESTOY»

XLI


¿Por qué aguardas con impaciencia las cosas?

Si son inútiles para tu vida, inútil es también aguardarlas.


Si son necesarias, ellas vendrán, y vendrán a tiempo.

¿Crees tú que el Destino se equivoca?

¿Piensas que el manzano dará una manzana menos de las que debe dar en la estación?

¿Imaginas que va a olvidar el rosal alguna rosa?

La espuela de tu deseo seria como el afán de esos industriales que maduran la fruta a destiempo para enviarla más pronto a los mercados.

Sería como el ansia del niño que bebe la limonada antes de que acabe de disolverse el azúcar.

«Yo no puedo vivir sin esto», dices.

Di más bien: «no puedo vivir con este deseo».


No hay comentarios:

Publicar un comentario